[JUSTICIAS]

“Todos nosotros. Los que ya no soñamos. Los que somos compradores de todo. Los arrasados por el dinero y por las guerras. Todos, buscamos lo justo.”

Coordinador/Contacto: Aitor Jiménez González – Ávila/México DF

 zieloardiendo@hotmail.com

Roy-Bean

“La justicia es el dinamismo material de la praxis del pueblo que se levanta revolucionariamente porque no puede permitir un mundo donde la ‘la vida del pueblo muera sola’. (Antonio Salamanca, 2006)

“Me propongo, Ciudadanos, probar que el rey puede ser juzgado. Que la opinión de Morisson, que mantiene la inviolavilidad, y la del comité que quiere que se le juzgue como a un ciudadano, son igualmente falsas y que el rey debe ser juzgado según principios que no tienen nada que ver ni con una ni con otra” (Saint-Just, 1792)

Hace falta perder la vergüenza para hablar de justicia. Pero una vez ya desnudos todo resulta sencillo, hablar, lo justo, escuchar lo suficiente. Hace falta comprender, que mas que leer la justicia, queremos bailar con Justice.

El Derecho de estado, antaño hegemónico esta bajo sitio. Resulta difícil defender hoy día una visión monista del estado, con una constitución (alma del estado), un código civil (razón del estado), un código penal (espada del estado). Pero no somos nosotros quienes lo tienen rodeado, una gubernamentalidad capitalista, múltiple, diversa, que se reconoce en un pluralismo jurídico denominado Lex Mercatoria ordena nuestras realidades.

Empresarios y políticos han sabido mantener una relación contra natura, son avispas y son orquídeas, y juntos extienden esa plaga. Por eso debemos preguntar, a quien sepa sembrar, ¿cómo cultivar la magia de lo común?, pues nosotros, confusos y perdidos solo horadamos. Necesitamos que la simiente crezca fuerte para resistir las tempestades del fascismo postmoderno. Entendemos que hay cultivos de montaña, de llanura, de secano, de vera, incluso de asfalto. Buscamos como perros hambrientos en la luna de los charcos, el camino a las altas montañas, desde las que divisar aquellas maneras de labrar, de liberar, un horizonte dónde lo justo y lo bueno sea el contenido del derecho.

Ejemplos tenemos, tanto en la historia de los comunes con su encarnizada resistencia de concejos y campesinos contra el poder de nobles, altos burgueses y monarcas, como en los intentos mas recientes de establecer modelos de justicia popular durante la república. Contamos con los ejemplos de los pueblos andinos, y de los movimientos que empujar el nuevo constitucionalismo latinoamericano:

Artículo 2. El Poder Popular es el ejercicio pleno de la soberanía por parte del pueblo en lo político, económico, social, cultural, ambiental, internacional, y en todo ámbito del desenvolvimiento y desarrollo de la sociedad, a través de sus diversas y disímiles formas de organización, que edifican el Estado Comunal” (Ley Orgánica del Poder Popular de la República Bolivariana de Venezuela)

Cada vez que se establece un centro social en un casa abandonada, se niega al código civil (y al penal) y se afirma una otra forma de hacer justicia. Cada vez que se marcha en la calle ante la prohibición expresa de las autoridades, se niega la legitimidad constituida, se insinúan formas constituyentes. Cada vez que los cuerpos aislados, se lamentan, rabiosos, consternados, ante una detención, un desalojo, un desahucio, se intuye que la justicia no siempre es lo mismo que la ley. En las calles, en los comics, en los cines, en la historia, en tierras lejanas, o en tu barrio, la justicia hace su propio llamamiento, conformando una sinfonía polifónica en busca de una armonía popular, tal vez estridente, tal vez confusa, pero como con el dubstep, perfecta para danzar. Esto es un llamado, a aquellos que insinúan, a los que intuyen o practican, formas de comprender lo justo, maneras de acercarse a la justicia, que plantean una excepción, a este estado de excepción permanente. Es llamado de urgencia, ante la terrible necesidad de reconocernos como normados, como cuerpos en peligro, en riesgo, individual y colectivo, acechados por cadenas perpetuas y un estado de violencia constante, que nos invita a elegir entre el exilio o el reino.

A modo de (des)orientación planteamos las siguientes líneas de fuga:

1-Eticas corporalizadas

2-Construcción de la justicia inmanente

3-Política de los cuerpos: o arrancar el velo a Rawls.

4-Decolonialidad y derecho, hacia una relación jurídica no idealista

5-la (in)justicia punitiva, los cuerpos encerrados, los cuerpos fusilados (Positivismo de combate)

6- Divinidad y cuerpo ¿dónde reside lo bueno y lo justo?

7-Estéticas del derecho: desde el juez de la horca a Sin City, representaciones de lo justo.

Saint-Just

NADA DE IDEAS JUSTAS, JUSTO UNA IDEA,

JUSTO EL CUERPO

Anuncios