[MAGIA]

El desierto, las hordas, la Magia y el Comunismo.

Coordina/Contacto: Colectivo Guindilla Bunda

guindillabunda1@gmail.com

599378_121520047991489_792080492_n

Keywords: Historia de lo común, el desierto, la nuda vida de Agamben, surfeando la nada, la magia de lo común, el estrecho y miserable margen de nuestra existencia realmente- existente, guerra y revolución.

Esta mesa propone abrir un debate en tornos a la revolución de los originarios, de los comunes, de las diferentes relaciones taxonómicas de lo común, desde lo común hacia lo común ¿Qué es lo Común? ¿Qué es Común? ¿Cómo hago es común?, ¿Como llega a serlo? como deja de serlo? Hablaremos de los elementos que generan o destruyen común , de la magia, , del desierto, de la nada, de la vida, de los cuerpos, de los flujos, latentes, nómadas, precarios, fugaces…

1.LAS HORDAS Y EL DESIERTO (El sentido espacio/cuerpo)

Hay un desierto. Pero tampoco tendría sentido decir que estoy en el desierto.”.
(DELEUZE)

Son muchas las referencias que se han hecho en los últimos tiempos al desierto, como forma de sentir el mundo que habitamos, Pasollini, Deleuze, Comité invisible, Zizek. ¿Qué pretende dicha alusión? Este desierto, es una ¿Exterioridad o una interioridad? En otras palabras Nosotros habitamos este desierto o es el que nos habita a nosotros? Cuando nos imaginamos cómo está evolucionando y como se están dando las diferentes formas de sociabilidad en el seno de las sociedades occidentalizadas no podemos sino ver una tradición de sociabilidad que se desploma, que se retuerce en su fase terminal y, en torno a esta danza de libélula, se produce lo que denominamos como “la horda”. Aquel acontecimiento por el cual un grupo se construye como grupo en una la afirmación del común nominativo, sino un común que cabalga, que sin estar, es.

La horda, cuyo nombre reaparece sin duda en la organización de las juventudes hitlerianas, no es una recaída en la antigua barbarie, sino el triunfo de la igualdad represiva, la evolución de la igualdad ante el derecho hasta la negación del derecho mediante la igualdad” (DIALECTICA DE LA ILUSTRACIÓN, ADORNO Y HOKHEIMER)

Pretendemos articular las diferentes formas que tenemos de sentir diferentes planos de la existencia, cómo puede ser el espacio que habitamos, o el cuerpo social que somos; todo esto bajo el gran cielo azul que todo lo cubre, a saber, la realidad total del devenir-guerra/mundo. ¿Cómo articulamos nuestro escenario con otros? ¿Cómo sentimos a estos escenarios otros que no conocemos de manera directa habitado por personas que no conocemos? ¿El mundo que nos rodea, es parte de nuestro propio teatro o solo un contenido comunicativo que recibimos a través de una pantalla?

2. LA NADA

La relación con la nada del desierto, genera falta. Pero ¿Acaso no lo hemos elegido? ¿Acaso no elegimos asomarnos a la ventana? Hay más allá de la información en palabras, gracias a ellas existe el silencio. Y cuando miramos…, vemos la cara oculta de la nada. Como el Lenz de Büchner, que escubre subiendo a la montaña, el contenido de la nada. Y en la más plena angustia existencial, en el encuentro con ese dolor que da conciencia de sí asume los instantes que su espíritu perseguía alguna idea loca eran los más felices, que no quería volver a casa para , finalmente, volver.

¡Haced la línea no el punto! Deleuze comienza el Antiedipo hablando del propio Lenz, de su esquizofrenia: “se colocó más allá de la distinción hombre-naturaleza, más allá de todos los puntos de referencia que esa distinción condiciona” y así tal vez separó un poco más sus deseos de sus no deseos. Se abre aquí un entre-espacio en el que plantear nuevamente esa magia de los límites, quizá a partir de la nada es donde aparecen las miradas infinitas, los buenos apretones de manos, quizá sea por aquí por donde nace el nosotros.

Aquello que interrumpe esta mesa bruscamente en el instante, aquel instante de inspiración, de llamada, que se impone como contratiempo; como contra palabra… Acción que Paul Celan describe en El Meridiano, pensamiento para Artaud, se define como un “parar de pensar”, cuerpo que no piensa, cuerpo no pensado que nos obliga a volver de nuevo al pensamiento, en el acto nomádico de desplazarse, re-tornar, rechazar la realidad para después consensuarla basándonos en su ausencia; es la experiencia de la radicalidad, de la hiper-radicalidad, porque la revolución sigue siendo una toma de poder, cierto, pero en interrupción con el ritmo óntico de la historia.

3. SENTIR LA MAGIA DE LO COMUN

¿Cómo definir una comunidad que se construya sobre la magia de los cuerpos, que se de en armonía con los sentidos del mundo y el Nosotros, en el los contornos de la guerra-mundo? Dentro de la secuencia constituida por Ibn Jaldun donde cristaliza las relaciones político-comunitarias en Horda-Tribu-Clan-Federación-Imperio nos situaremos en el final (¿principio?) de la fase Imperio (tardo capitalismo, imperialismo como fase superior del capitalismo). Más allá de la trascendencia como enfermedad específicamente europea buscamos líneas de fuga por las que a través de la magia de los cuerpos (el común) construyamos la agencia deseante (El eterno retorno de lo idéntico). Situándonos en el desierto como fase posterior de la metrópolis imperial y mediante el sentido de la magia, descomponer, deconstruir, desambiguar el estado de las cosas y conseguir constituyentes inmediatos que se sitúen más en armonía con nuestros sueños, a saber: construir comunidad y autonomía desde la magia y el común.

¡Construimos el soñar que nos habita!

¡y ya no habrá más ciencia que los refranes del pastor, que el tarot de las revistas, que los consejos de una madre!

¡Y que me escuchen los creyentes de la religión de la ciencia y de la historia! ¡Nosotros somos animistas, creemos en la magia de los bosques, en los frutos de la tierra, en el queso y la miel, en el amor correspondido!

Anuncios